domingo, 29 de septiembre de 2013

Campanadas De Boda, Blanca Y Radiante Va La Novia






El pasado jueves 26 me fuí de estreno, bueno estrenazo, ya que el evento se hizo a lo grande.Veinte minutos antes de empezar la función ya estábamos en el Teatro Nuevo Alcalá, expectantes ante el follón que iba a montar La Cubana, no defraudaron, dos tartas tamaño vamos a alimentar a tres docenas de luchadores de sumo con muuuucha necesidad de azúcar, nos aguardaban a los elegidos que esa noche íbamos a disfrutar de esta función. Mucho famoso, famosete, famosillo y algún que otro petard@ que ya sabemos que nunca faltan. Yo soy muy de estrenos, no por el pijerío, famoseo o copa de champán, (bueno en este caso cava ya que los cubanos son catalanes). A mi los estrenos me gustan porque te sientes un poco especial, siendo uno de los primeros en disfrutar , el que siempre  se denomina como  el estreno del año, el acontecimiento teatral de la temporada, o el esperado rompetaquillas que dejará boquiabiertos a los envidiosos y maldicientes. Tristemente a veces de esto solo queda  el oropel del estreno, las croquetas del cóctel se enfrían y el champán pierde fuerza, cosa que estoy seguro que con Campanadas De Boda no va a ocurrir. Bueno pues después del photocall, en el que por supuesto nunca me hacen fotos, porque a mi solo me conoce mi familia mis amigos y mi Santo a la hora de la cena, empezó con media hora de retraso como era de esperar, uno de lo espectáculos que mas deseaba ver desde su estreno en Barcelona, y que ha tardado mucho en llegar a Madrid, para alimento mi  ansiedad teatrera. Vayamos al asunto, que es lo que supongo que os interesa, en el mas que improbable caso, que a alguien le interese lo que yo escriba







A propósito de Campanadas De Boda he buscado la definición de la RAE de vodevil y me he encontrado lo siguiente:



Vodevil:

Comedia ligera y desenfadada, con situaciones equívocas para provocar la hilaridad del espectador.


He prometido no destripar este montaje, y así lo haré (no se como, pero lo haré). El denostado vodevil, a mi me gusta, siempre y cuando se cumplan dos premisas, la ausencia de caspa, y la buena interpretación del mismo. El teatro cómico, cuando funciona es desternillante, y eso amiguítos es muy difícil de conseguir. La Cubana, de la que soy "fans" irredento desde aquel soberbio Cegada De Amor, que vi en su estreno, creo que ha hecho su particular homenaje, a este género. La función HAY QUE VERLA, no tiene mas vuelta de hoja, su capacidad sorpresiva, explosivo crescendo, e impecable factura, la hacen absolutamente imperdible. El texto sigue los mas clásicos cánones del género, siendo bastante convencional....dadle tiempo,dejaros llevar, que ya llegará La Cubana en todo su esplendor ,cuando menos os lo esperéis ZACA!!. 








Reconozco, que estuve un buen rato descolocado.....hasta que la montaron... y como siempre, no defraudaron. No cuento mas, el que quiera saber que vaya a verlos, que seguro que no os arrepentís. ¿Cual es la baza de esta producción?, el nivel artístico de todos los que forman el espectáculo.Si digo que la capacidad de trabajo de los once actores que dan vida nada mas y nada menos que a 48 personajes, y no exagero, porque los acabo de contar según el programa, es alucinante, me quedo corto. No hay un pero, en ninguna de las interpretaciones, están todos de lujo, cantan, bailan, actúan y sobre todo curran como fieras. Todo funciona a las mil maravillas, todo está controlado, todo milimetrado, para que como la maquinaria de un reloj, no deje lugar a ningún fallo, eso no está pagado con nada. Y a poco que uno conozca los entresijos teatrales, es capaz de distinguir la dificultad de lo que están haciendo. La dirección escénica de Jordi Milán es soberbia, no hay discusión, quedándonos los espectadores, literalmente con la boca abierta en algunos momentos, y no es porque yo sea público fácil (que lo soy) sino un sentimiento generalizado, el que se respira en la platea, de asombro e hilaridad a partes iguales. La obra es muy astuta, mucho, y lleva al espectador exactamente al lugar que quiere. El texto entraña grandes dificultades, no solo por lo anteriormente escrito, me explico . Que el espectador entienda todo lo que ocurre en ese maremágnum, de líos, personajes y esperpentos varios, es algo que tiene mucho mérito, máxime cuando todo el texto va muy picado, como en la comedia debe ser. Ritmo vertiginoso, que hace que las dos horas y media sin descanso se pasen volando, que no tenga descanso, también es un gran acierto, no puede ser de otra manera, si veis la función lo entenderéis.










 ¿Que es Campanadas De Boda? es un vodevil con un poco de musical, un algo de revista, bastante de astracanada, un poquito de alta comedia, un mucho de esperpento, y lo que es fundamental...un todo de TEATRO con mayúsculas. Gran producción, con muchos medios y absolutamente imprescindible. Me atrevería a decir que es el estreno de la temporada. Es un chute de energía brutal, yo salí flotando del teatro, y durante el rato que dura la función, no existe nada mas que la función. Viva los novios!!!!! Viva La Cubana!!! y espero que tengan el clamoroso éxito que se merecen. Un montaje que se sale completamente de lo común... mucho mas en los tiempos que corren, han tirado la casa por la ventana, y en esta época de tristes y grises recortes, COMO SE AGRADECE UN POCO DE LOCURA. Os paso el enlace con un  teaser de la función, para que tengáis un aperitivillo, je je je




http://www.youtube.com/watch?v=tebgh_4Dod8




*Si alguien considera que alguna de las imágenes utilizadas en este blog, está protegida por copyright, ruego que me lo comunique para retirarlas a la mayor brevedad posible







miércoles, 25 de septiembre de 2013

El Barbero Cuando Afeita.....Es Que Afeita de Verdad




El pasado día 22, di por inaugurada mi temporada operística 2013-2014. Desde Mayo que había comprado las entradas, os podéis imaginar, que he escuchado, visto y disfrutado, de innumerables versiones de El Barbero De Sevilla, desde la mas moderna de las moderneces, a la mas rancia de las rancieces (palabra inventada pero que me viene muy bien). Así que nada, me puse las perlas, lentejuelas y moño italiano, como mandan los cánones, y corre que te corre, básicamente porque iba tardísimo, me encaminé al coliseo madrileño.






Se apagan las luces, sale el Maestro, aplauso timidillo y empezó la función. Nos encontramos un  mas que decente Barbero. Era una reposición, y abrir temporada con un título ya estrenado ha tenido sus críticas, yo como no ví la anterior producción, pues lo celebro, ja ja ja. El Barbero es una comedia de costumbres con un par de ataques de cuernos que siempre resultan, Sagi no se complica la vida y va al turrón, sin andarse con sutilezas, que tampoco hacen falta, dirigir una comedieta... como si fuera un Chejov, ha traído mas de un desatino zarzuelero del cual no quiero acordarme, pero que se titulaba, Agua Azucarillos y Aguardiente y Los Claveles, de infausto recuerdo, porque aquello parecía un funeral. El pulso cómico va de menos a mas, sin ser descacharrante, si es elegantona, y confirma lo bien que controla los tiempos teatrales Sagi. Todo el elenco está correcto en lo actoral, algo que tratándose de una ópera se agradece mucho. La propuesta escénica es bonita, con momentos superlativos al final, cuando una lluvia de colores, convierte una vida en blanco y negro en la explosión de alegría, que culmina en un delicioso final, en el que los dos enamorados, se van en globo a vivir su amor, y despegarse de los rancios que los rodean. Vocalmente el elenco está bastante bien, voy por partes porque hay de todo como en botica, aunque el balance es positivo. Isaac Galan como Fiorello, a pesar de lo poquito que canta me sorprendió gratamente, con una voz muy bonita. Susana Cordón como Berta está absolutamente deliciosa, tiene el papel muy pillado, tanto en lo vocal como en lo actoral, y un papel que podría pasar desapercibido, es una pinturita maravillosa, que tiene muchísima presencia, y que en su pequeña aria está mas que bien, siendo el mutis muy aplaudido. Carlo Lepore como Basilio, superior, con voz de bajo potentísima de los que despeinan, que canto una Calumnia mas que digna, con un efecto escénico muy pero que muy resultón, que apoyó su perfecta interpretación vocal. El Fígaro de Levente Molnar, es correctito, sin caer en el desastre, pero no tiene especial brillo, debido a un timbre corrientito, y ligeramente desfiatado en los momentos mas comprometido, no se si ha sido hoy, o siempre le pasa igual, cierto es que el papel es difícil, fue muy aplaudido también, aunque a mi no me emocionó,se deja oir y no molesta,lo que es de agradecer. La Rosina de Ana Durlovski, justa justa. A mi me gusta que lo cante una mezzosoprano de coloratura, por eso La Malfi me interesaba mas, pero por turno de abono no me tocó. Por tanto una lírica de agudos fáciles queda floja en el papel, adornando toda la partitura con gorgoritos gratuitos que juraría que Rossini no escribió....queria ver a Rosina no a Lucia, no se si me explico, zona media engolada, para oscurecer, y mucho agudo para salvar la papeleta, a mi no me la dió, pero gustó mucho. El Bartolo de José Fardilha estuvo vulgarote en lo vocal, con un timbre que a mi no me gustó, pero en lo actoral, muy bien así que salvaba los trastos, y el Almaviva de Edgardo Rocha, absolutamente maravilloso, voz pequeñita, pero bellísima, mucho gusto cantando, y agudos laaaaaaargos y con ganas. Sin duda los momentos mas líricos los dió el con retazos de gran belleza en algunos pasajes. Glorioso Concertante de final de acto, que arrancó un bravo generalizado. Coro estupendo,como siempre, gran sonoridad, realmente espectacular. La orquesta no estuvo a la altura de otras ocasiones, faltándole brillo en general, escasa de matices y un poco deslavazada, sobre todo en la Obertura, no encontré la mano de Tomas Hanus especialmente inspirada, la verdad. A pesar de los peros, disfrutamos mucho. Mi Santo roncó un poquito después de Una Voce Poco Fa, pero es cierto que la historia decae  en ese tramo, así que se lo perdoné con pedante condescendencia, arguyendo que esto es para connoisseurs, selecto grupo, aborrecible y aborrecido, al que mi santo no pertenece, ni yo tampoco todo sea dicho de paso, volviendo al mas acá al principio del larguísimo Concertante y que le gustó mucho. 











En general, una bonita velada, de ópera tradicional, sin aspavientos ni escandalazos, algo que de vez en cuando se agradece. El público estaba bastante entusiasmado, y la desbandada de abuelas enjoyadas, habitual en los saludos, fue notoriamente inferior a otras ocasiones. Ovación y vuelta al ruedo, para un forma de entender la ópera que Madrid, echaba de menos.... Esta es mi primera entrada....habrá mas, lo prometo y mejor sin duda,habrá que ir perfeccionando la técnica




El vídeo corresponde a la misma producción, en su estreno, hace unos añitos

*Si alguien considera que alguna de las imágenes utilizadas en este blog, está protegida por copyright, ruego que me lo comunique para retirarlas a la mayor brevedad posible