martes, 15 de abril de 2014

Entre Sevilla Y Triana o La Zarzuela Bien Hecha

Soy asturiano, y aprovechando que tenía una boda en mi tierra me acerqué a uno de los teatros mas queridos por mi el Campoamor de Oviedo ya que están con el Festival Lírico, ese festival que tan gratos recuerdos me trae, y en el que en vi la Francisquita de Tamayo e hice mis primeros pinitos en una Luisa Fernanda dirigida por Julian Molina hace la friolera de catorce años, posteriormente y ya como profesional, representamos La Dama Boba con la Compañía Nacional De Teatro Clásico, montaje del que tengo un gratísimo recuerdo. Con gran emoción entré al coliseo ovetenese, para ver Entre Sevilla y Triana de Sorozábal, una zarzuela practicamente desconocida por mi con excepción de la famosísima Romanza para tenor, popularizada por el antes nombrado José Tamayo, ya que casi siempre la incluía en sus famosas Antologías. La partitura completa se daba por perdida, pero finalmente ha sido recuperada y se ha llevado a cabo en coproducción con el Arriaga de Bilbao, el Maestranza de Sevilla, El Campoamor de Oviedo y Los Teatros Del Canal de Madrid. La obra ha sido una completa sorpresa, tanto en lo musical como en lo literario, y la producción absolutamente soberbia como posteriormente iré desarrollando. Sin duda Entre Sevilla y Triana es una joya, que bien se merecía esta revisión y esta cuidadísima producción que me dejó pasmado, tanto por los medios desplegados como por el nivel artístico de la misma. Con la piel de gallina por encontrarme en tan querido teatro y expectante por descubrir una obra nueva, empezó una noche gloriosa que sin duda pasará a mi mitología personal como espectador, y que cuando venga a Madrid, volveré a ver para disfrutarla de nuevo, ya con la obra mas aprendida, ya que gracias a un buen amigo me he hecho con la única grabación (incompleta) que existe de esta zarzuela.


La obra es de ambiente típicamente andaluz, con un libreto muy bien escrito, muy gracioso y muy adelantado para su época, su protagonista es una mujer muy moderna para el momento en el que se desarrolla la acción, ya que decide tirar para adelante como madre soltera, ya que tuvo una relación con un marino que después se marchó y un año después el marino vuelve, en ese momento  empieza el desarrollo de la trama. Según me han comentado, la censura condenó al ostracismo esta obra dado lo escabroso del tema en el momento de su estreno. El texto es delicioso, con mucho gracejo andaluz, y lo mas importante, no se ha quedado nada antiguo, dado el tema que trata. La partitura es soberbia, con gran orquestación, impresionantes romanzas y varios números de conjunto mas que resultones. Música bellísima, de fondo andaluz, pero bastante alejada del tipismo acostumbrado, plagado de pasodobles y chimpunes varios,aquí la cosa va por otros derroteros y Sorozabal en vez de tirar por lo facilón creó una obra seria y poco "zarzuelera". Sorozabal es uno de mis compositores favoritos, y esta obra no hace mas que refutar mi admiración hacia el como músico, como es habitual en el, con una música aparentemente,  solo aparentemente , sencilla compuso una obra redonda, con bastante enjundia y bastante continuidad en lo musical.


Vayamos con el elenco, muy extenso y en general muy atinado, además de soprano, tiple cómica, tenor, barítono y tenor cómico, tiene gran cantidad de papeles hablados, empezaré por los actores para ir finalizando por los cantantes.
Carmen Aceituno, es la malvada de la producción, es un papel , que necesita de una buena actriz para perpetrarlo, Aceituno está estupenda, creando una artista de vida disipada, con bastante mala uva y mucho carácter, amén de estar bellísima esta perfecta en lo actoral en un papel, que tiene ciertas reminiscencias con La Beltrana de Doña Francisquita. Lander Iglesias y Julián Ternero, dan la nota cómica con dos papeles muy distintos. Delicioso Ternero como Don Mariano un sevillano con mas cara que espalda y mucho aplomo, algo mentirosillo y un poco liante, tiene momentos estupendos y realiza una creación magnífica muy creíble, y muy socarrona. Iglesias crea una personaje un tanto atípico en nuestra zarzuela Mr. Olden, un sueco dueño del barco en el que el barítono regresa a Sevilla, y al que todo el mundo quiere agenciárselo como padre, mientras asiste atónito al carácter andaluz y a sus costumbre, cumple perfectamente. Y la seriedad y laconismo del carácter nórdico aportan comicidad a la trama, ya que anda un poco desubicado entre tanto patio andaluz, y cruces de mayo. Gurutxe Beitia hace la Señá Patro, madre de la protagonista, doliente y con carácter, tiene que cantar un poquito y lo hace bastante bien, actoralmente está fantástica, crea una matrona sevillana con mucha retranca y bastante carácter, algo que ella ejecuta perfectamente, verla pelar una gallina es un goce, por la naturalidad y el realismo que transmite, tanto  lo físico como la composición actoral son perfectos.


En cuanto a los cantantes, todos muy bien. Carlos Crooke es Angelillo, tenor cómico. El primer "torero sientífico de toa la historia " la realidad es que el pobre torea mas bien poco y es un ganapanes, que lo mismo sirve una copa que lleva los trastos de un torero importante. Crooke por el que siento una debilidad especial, está fabuloso, graciosísimo y es una de las estrellas de la función, correctísimo vocalmente con partes ciertamente comprometidas que el aborda sin dificultad, se le escucha perfectamente y las da todas. Beatriz Lanza, mezzosoprano hace de Micaela, tiple cómica de la función. Si bien el papel vocalmente no le va, cumple con creces, sus tres números son fantásticos y de los mas lucidos de la función Las Sevillanas que canta con Crooke son espectaculares, siendo el número mas vistoso de la producción. En lo actoral no se puede estar mejor, soberbia sin concesiones, que Lanza es una estupenda actriz es sabido, pero aquí apabulla, gran creación la suya, graciosísima, de frases lapidarias, muy segura y otra de las estrellas de la función que tiene uno de los papeles mas agradecidos, y que Lanza muy inteligentemente aprovecha al máximo. Alejandro Roy, da vida a José María un pretendiente de la protagonista. Su voz a pesar de se ser tenor tiene un color muy abaritonado, bellisimo timbre y que en la Romanza "La Quiero Mas Que a Mi Mare", pieza mas conocida de la obra, lo da todo, fantástico fraseo, mucho gusto cantando y agudos de impresión, fue muy braveado por el respetable, que ya estaba calentito ante el desarrollo tan fantástico del espectáculo. El papel es mas agradecido en lo vocal que en lo actoral, pero está correcto, sin estridencias y cumple, no se trata del típico tenor que canta y ya está, crea un señorito andaluz muy distinguido locamente enamorado de Reyes, y que el pobre no tiene nada que hacer ya que el corazón de la muchacha está con el padre de su hijo. José Julián Frontal, es Fernando el padre del niño, su papel practicamente no tiene partes habladas, y canta dos bellísimas romanzas. "Dios Te salve Triana" con la que hace su primera aparición en escena, que cantó con gran bravura y sentimiento y "Una Mas", que fue una auténtico gozo para los sentidos, muy matizada, muy sentida y con unos gloriosos pianos. Frontal dió el momento mas emotivo de la función, cantando la romanza casi a sottovoce, y transmitiendo mucha melancolía. Frontal es uno de mis barítonos favoritos españoles del momento, todo lo que canta lo canta bien, afinadísimo y con una preciosa voz que encandila al mas valiente, su gusto cantando, línea de canto y fraseo son su fuerte sin lugar a dudas. Está trabajando mucho, y se lo merece ya que se encuentra en su mejor momento vocal, con la voz madura y ya totalmente hecha. Carmen Solís da vida a Reyes la heroína de esta función, un papel que se las trae tanto en lo vocal como en lo actoral, se necesita una soprano con un buen centro y grandes agudos, Solís va sobrada de recursos si bien luce mas en los agudos, la voz es grande, bien templada y bonita, aunque quizás con menos matices que el resto de sus compañeros, a pesar de ello cumple muy bien y tiene momentos realmente espectaculares, dotando a todos los finales de sus números de gran brillantez, y ejecutando los pasajes mas difíciles con aparente facilidad. Como actriz está correcta aunque quizás le falté un poco de carácter, no molesta la verdad, ya que es la visión del personaje, una mujer fiel a sus principios hasta las últimas consecuencias, que en esta versión lo hace con gran dignidad y pocos aspavientos, quizás Curro Carreres director del espectáculo quiso dar ese contrapunto ante los torbellinos que son el resto de los papeles femeninos. En general un elenco absolutamente espectacular sin concesiones que ofreció un gran noche de lírica, muy bien cantada.


El coro Capilla Polifónica Ciudad De Oviedo, maravilloso, enorme sonoridad, gran empaste y estupendos en el movimiento escénico, están muy curtidos en estas lides, especialmente atinada fue la ejecución de La Habanera del Primer Acto titulada De La Habana Hemos Venido, precioso número, cargado de matices y realmente emotivo, uno de los momentos mas bellos de la función. Rubén Díez, Maestro del coro ha realizado un trabajo soberbio, dotando de muchos matices en todas sus intervenciones.
La nota mas flamenca la dieron el cantaor Jesús Méndez y el guitarrista Manuel Valencia, si bien Méndez va microfonado, no molesta en absoluto, canta como los ángeles, y está maravillosamente acompañado por Valencia, dotando a la función de mucho sabor y realismo, ya que el flamenco es inherente a la cultura andaluza. Cantó con mucho sentimiento y sus intervenciones dieron mucha magia al espectáculo.
Mención aparte merece el ballet, absolutamente soberbio, destaco sobre todo a Yolanda García Rubio y Maria José Ramón que se marcan una Soleá acompañadas por Valencia y Navarro absolutamente impresionante. Este momento fue totalmente mágico e hipnótico, ver los brazos de Yolanda García es un absoluto deleite, que plasticidad en los movimientos y que compenetración con su compañera, ya que en algunos momentos bailan en espejo, siendo especialmente bello cuando esto ocurre.Grandísimo trabajo de Antonio Perea que luce mucho y que mueve perfectamente no solo al ballet, sino a todo el conjunto en general
La Orquesta Filarmonía estuvo correcta, de menos a mas, empezó con algún que otro desajuste en el viento-metal que rapidamente fueron solventados, por parte de la Maestra Virginia Martínez que doto de mucha espectacularidad el sonido y gran dramatismo cuando la cosa lo requería.


Vayamos con la propuesta escénica de Curro Carreres. Absolutamente espectacular. Carreres sabe muy bien lo que se hace crea un espectáculo grandioso, de bellísimos cuadros, y espectaculares cambios, destacando la entrada del barco en escena perfectamente apoyada por la orquesta. Carreres realiza un espectáculo de atmósferas muy conseguidas, luces impresionantes y mucho sentido de la grandiosidad, realizando una composición redonda, sin duda estamos ante zarzuela bien hecha, a lo grande y tal y como se debe realizar. La Escenografía de Ricardo Sanchez Cuerda es preciosa y resuelve perfectamente los múltiples cambios que la función requiere. Los figurines de Jesús Ruiz son preciosos, muy adecuados y que diferencian muy bien a cada personaje.


En resumen una producción altamente recomendable, de lo mejorcito que he visto en tiempos, y que merece ser llevada al Teatro De La Zarzuela, esta obra a descubrir y tan bien presentada, se merece estar en el templo de nuestra lírica por razones mas que justificadas, sin duda un diez para el espectáculo, por lo logrado de la propuesta escénica y el cuidadísimo plantel vocal.




*Si alguien considera que alguna de las imágenes utilizadas en este blog, está protegida por copyright, ruego que me lo comunique para retirarlas a la mayor brevedad posible

No hay comentarios:

Publicar un comentario